SE RECUERDA A LOS LECTORES QUE ESTA PAGINA RENUEVA INFORMACION A LA SEMANA, SI DESEA  NOTAS DEL DIA ACUDA AL FACEBOOK DE LA CEIBA DIGITAL. GRACIAS. 

Bienvenidos


La salud sobre ruedas, una opción novedosa contra la Tuberculosis

*Centro de Salud atiende a pacientes con menor presupuesto

*Disminuye así casos positivos en Huixtla

*De módulo de TB pasa a módulo de Covid-19

 

Por Margarita Moreno Soto

 

“Lo que impide muchas veces la atención de los pacientes son las distancias”, indica la directora del Centro de Salud de Huixtla, de inicio en la entrevista para este medio. “Sin embargo se hacen esfuerzos para acudir a cada rincón donde se necesita la aistencia médica”.

En el año 2016, la doctora Gloria Olvera Hernández encargada del nosocomio solicitaba por tercera ocasión en dos periodos a alcaldes municipales el apoyo económico para la edificación de un centro o módulo de atención a pacientes que  enfrentan una de las enfermedades respiratorias más difíciles de erradicar como lo es la tuberculosis, pero nunca tuvo respuesta a su propuesta ni del sector salud federal, estatal ni del municipal.

Llega a la dirección del DIF por motivos políticos dentro de una nueva presidenta y ella ante la magnitud del problema con más de 31 casos en puerta busca apoyo a una empresa y logra la construcción del módulo en terrenos del Centro de Salud en menos de siete meses. Modesta construcción, con el mínimo requerimiento en materiales pero al fin un lugar dijo para el cuidado de los enfermos.

 

¿Qué se intentaba con este módulo o cuál era su principal función?

Desde luego a decir de la directora “se evitaba con ello que se diese un contagio directo con los usuarios que a diario acuden al Centro de Salud, entre ellos niños y adultos mayores que son los más vulnerables ante el virus”. Por otro lado respetar la intimidad de los pacientes al no violar su privacidad puesto que al acudir por su medicamente directamente al módulo la secrecía se mantenía y esto no daba pie a la discriminación social que la enfermedad suele provocar y muchas veces un rechazo social”.

El módulo se terminó de construir con pedazos de ayuda, unos pagaron el repello, otros la pintura; los más donaron equipo pero el centro receptor de pacientes, único en el estado de Chiapas, tuvo vida y fue merecedor de un reconocimiento a nivel nacional.

 

Aún faltaba más de estrategia y presupuesto

Huixtla, sureño municipio costero está ubicado estratégicamente de tal forma que a este municipio con el establecimiento del módulo las autoridades de salud estatal decidieron concentrar ahí a los pacientes de TB de municipios cercanos como Tuzantán, Huehuetán, Villa Comaltitlán, Motozintla, etc. Por lo que el nuevo establecimiento producto del entusiasmo ciudadano se convertía en el motor de atención de la enfermedad y el único en una zona demográfica amplia.

Sin embargo, no se alcanzaban todos los éxitos, porque la tuberculosis requiere que el paciente acompañado de un familiar acuda todos los días al módulo para la toma de sus medicamentos en un período de seis meses y más de un año con los enfermos que requieren un segundo tratamiento. Indicación médica obligatoria para que el paciente no abandone el protocolo de toma de sus pastillas cuando empieza a lograr mejoría. Y eso era otro contratiempo pues muchas personas infectadas de escasos recursos que suele ser la mayoría de los infectados requerían de acudir al centro hospitalario pero no contaban con el dinero para el traslado dada las distancias que se tienen en Chiapas hacia los nosocomios, comunidades alejadas donde ni siquiera hay un camino viable para una ambulancia, lo que complicaba más aún cumplir con la meta médica en cada paciente.

 

Vino la rueda de la salud

Personal del Centro de Salud hizo el planteamiento de comprar una motocicleta para que con ese vehículo viajar hacia las casas de los pacientes de TB sin que se movieran dado su estado de salud por la enfermedad o situación económica, así como para cumplir con los tratamientos indicados.

Se logró por medio de donativo de una funcionaria pública la adquisición de una motocicleta, la cual se le utilizó para acudir no sólo a la entrega de medicamentos para enfermos positivos, sino en búsqueda de otros posibles contagios a las zonas donde vivían los pacientes.

Todos los días una enfermera y un trabajador social acuden a las casas a repartir el tratamiento para TB, e incluso se da asistencia a mujeres embarazadas que requieren atención médica con el servicio de un doctor a bordo del vehículo motor cuando así se requiere.

El resultado de esta innovación en cuanto a la atención de pacientes ha permitido no sólo disminuir el número de casos a 12 personas, sino que asegura que los enfermos el acceso a la salud y sobre todo que no se vuelvan drogo-resistentes, al abandonar a medio camino el tratamiento, pero además el recurso económico que se invierte en los insumos que otorga la Secretaría de Salud Federal se aprovechen de la mejor manera.

Hoy en día ese módulo se convirtió ya en un espacio para la detección del Covid 19, el aprovechamiento será mayor y la atención a los pacientes se podrá dar mediante el servicio de las visitas médicas a las viviendas con mayor prontitud.

 

Es así como cada día un grupo de empleados del Centro de Salud traza su ruta para la atención de pacientes de TB, logra su cometido y salva vidas a través de un método económico, simple y efectivo. 25/3/2020. 


      Años de historia y de abandono, la estación de ferrocarril

*Se prometió el rescate del edificio, pero aún no hay noticias de ello

 

Huixtla, Chiapas, a 3 de abril.- La antigua terminal de ferrocarril construida en los años 30 por  órdenes de Porfirio Díaz, con motivo de expandir la línea ferroviaria del golfo de México hacia la frontera, presenta grave deterioro.

La otrora estación por donde transitara el oro verde del plátano en los años 40, los millones de quintales de café exportados a Europa, así como el transporte de muchos soconusquenses que llevaban sus mercancías a vender tanto a Tapachula como a Oaxaca o Veracruz no tiene oportunidad que alguna institución o autoridad decida tomarla bajo su custodia para darle un uso útil que ahora no tiene.

En su patio frontal, el largo corredor donde se acumulaban las canastas llenas de frutas, ahí el verde de la sandía competía con el verde de las paternas o el caspirol; en ese largo espacio donde los antiguos se sentaban a esperar el Mixto, Pollero o el Centroamericano. Entre plática y plática, se contaban historias nuevas que llegaban junto a los viajeros del ferrocarril, y si se “humaban” unos Faro, Alex, Negritos, o un cigarro hecho con las hojas de tabaco que también se vendía al norte, así se  espantaban los zancudos, mezclados con unos “tragos” de mistela o caña brava, la espera era menos larga y más placentera.

A principios de la administración se dijo por la autoridad municipal que ya se estaba en pláticas con las autoridades ferroviarias para obtener en comodato el uso de la vieja estación. No se tenía preciso la idea de lo que se pretendía realizar con el inmueble, pero sí la pretensión de rescatarla no sólo del abandono, de los años, sino de los migrantes, pandillas y borrachines que toma ese espacio como su lugar preferido para sus fechorías o borracheras, sitio de baño público y si se puede por las noches unas horas de gozo sexual.

Hoy, vive en ese espacio una señora con sus pequeños hijos, lo han tomado como su nuevo hogar. Incluso se conoce por los locatarios que la nueve huésped no es originaria de Huixtla, pero ahí vive a pleno gusto. Los comerciantes que se acomodaron al lado oriente fueron desalojados no así los que aún realizan sus labores comerciales en la parte trasera, en la zona oriente y frente a la estación.

Ideas para darle vida al edificio han surgido de variadas temáticas, desde convertirla en una sala de cine, en una pequeña cafetería, a un salón para eventos de la misma autoridad, pero todos esos propósitos se han topado con la apatía de la autoridad municipal en turno que no le preocupa rescatar el único edificio histórico que posee Huixtla y que forma parte de los monumentos reconocidos por la propia Secretaría de Comunicación y Transporte en un libro que se editó mediante el concurso de Ferrocarriles Nacionales. Si bien es cierto existe otra terminal en la parte de Valdivia, no presenta un aspecto arquitectónico de más valía que el que se  posee en este municipio y que por su ubicación debiera ser el corazón histórico de Huixtla.

¿Hasta cuándo se le pondrá interés a la cultura en Huixtla? ¿Quién será el presidente municipal que rescate ese centro histórico para disfrute de los visitantes y orgullo de los huixtlecos? Esa es la historia que está pendiente de conocerse. Nota de Margarita Moreno Soto. 

      

 

       



ASPECTO DEL PARQUE CENTRAL EN EL AÑO DE 1921. FOTO TOMADA DEL INTERNET DE LA PAGINA: HUIXTLA, RECUENTO DE HECHOS


El parque central

 

La plaza pública, el sitio del paseo obligado de los enamorados en los años pasados.

Un lugar para debatir, para mentir, un rincón de Huixtla lleno de anécdotas. Cuentan los antepasados que a un lado del parque se estableció la iglesia Católica, que fue quemada cuando la guerra Cristera. Al lado norte se tenía un terreno donde se establecían las zarabandas cuando la feria de San Francisco de Asís, después del 20 de febrero.

Pero ese parque ha sufrido muchas transformaciones. En 1900, de las últimas fotos que se conservan se puede observar que el parque además de las tradicionales argentinas, tenía también cubierto su cielo con enormes árboles. El quiosco al centro y sus bancas, que también sufrieron transformaciones. El primer quiosco que se reconoce fue uno elaborado con madera y cemento, después se destruyó para construir uno de cemento, nuevamente en los años 70 sufre otro cambio, al igual que el palacio municipal.

 

El parque también dejó de ser el sitio principal para las ferias, pues el número de asistentes ya no permitía ubicar los puestos y garitas en tan céntrico lugar. Así es que se escogieron otros terrenos para la feria. Pero el parque de Huixtla, conocido también como Miguel Hidalgo aún tiene muchos relatos por contar, desde encuentros entre políticos, como desencuentros. De reuniones de muchas parejas que ahí se conocieron como de actos de violencia, como fue la misma guerra Cristera. Estas fotos que se agregan a la nota, corresponden a ese sitio, corazón de Huixtla. 


La terminal de corto recorrido-Club de Leones que ya desapareció, Huixtla.


A preparar Achiote

Por Margarita Moreno

El achiote es uno de los condimentos que se le asocia mucho con la cultura maya. Se conoce que era utilizado no sólo para la comida sino también en actos ceremoniales.

En los grandes sembradíos de cacao, también se plantaban árboles de achioete, ya que este condimento sirve para preparar la famosa bebida denominada taxcalate. Bebida refrescante que se elabora con maíz tostado, achiote y cacao.

¿Pero cómo se obtiene el achiote?

La vieja nana dice que lo primero es plantar el árbol, nada difícil pues esta variedad es de muy fácil cultivo. Después que la planta tiene un tamaño adecuado empieza la floración y con ello aparecen unas un ramillete de semillas protegidas en unas  cáscaras parecido a un corazón.

Se deja un buen tiempo en esa forma hasta que la misma cáscara empieza abrir por la parte superior, entonces es el momento de recoger las semillas. Estas semillas de un roja fuerte, se depositan en un recipiente con agua (poca agua) y con las manos se frotan hasta que todo el color queda en el agua y queda a la vista una semilla, que se guarda si desea sembrar más plantas o se tiran.

Una vez que se tiene ese líquido rojo, se procede a cocinar a fuego lento y moviendo constantemente con un molinillo. Una vez que el agua se va consumiendo, queda en el interior del recipiente una mezcla seca que es la pasta de achiote. Esta pasta es la que se utiliza para la comida en los distintos platillos que se le requiere. Esta pasta cuando se prepara de esta forma puede durar mucho tiempo, cuando se le muele con la semilla y se coce, también es útil para la comida pero es otro su sabor.

 

El achiote, una tradición que no se debe perder.  




AGRADECEMOS LA COLABORACION DEL LIC. DAVID BALLINAS PARA ESTE ESPACIO.

LA PIEDRA DE HUIXTLA

 

Por David Ballinas Marín

 

Es un monumento natural enclavada en la sierra madre de Chiapas, a 1045 M/snm. Cerca del Ejido Santa Rita Coronado.
Tiene aproximadamente 600 metros de diámetro y 120 metros de altura. Junto a ella y su alrededor existen otras de menor tamaño que la resguardan. La vegetación es caudocifolia, abundante de arbustos y matorrales, árboles de alto follaje de especies de la región y de plantas de café y frutales. Cercano a la Piedra de Huixtla se encuentran viviendas y parcelas de la comunidad "La piedra".
Existen tres rutas para llegar a ella,, una se encuentra por el camino que va hacia el Ejido Montecristo Playa Grande, lugar que se está dando a conocer por sus pequeñas pero abundantes cascadas, especialmente en época de lluvia. El tiempo para llegar a ella desde la cabecera municipal es de aproximadamente una hora, en vehículo de tracción hidráulica, más adelante a menos de 15 minutos existe un acceso que va hacia la Piedra de Huixta, camino ya intransitable en vehículo utilizado antes por los que practican el Jeppeo. Sin embargo lugareños, visitantes y los que practican el ciclismo de montaña lo utilizan para llegar a la Piedra.
Otra ruta, se encuentra por el Ejido Piedra Canoa, camino de terracería en malas condiciones en varios tramos pero que permite ser utilizado para hacer ciclismo de montaña y jeppeo. En esta comunidad existen un poco más de 100 piezas arqueológicas resguardadas por sus pobladores y registradas por el INAH. La propuesta de los piedracanoences es hacer un museo comunitario para la preservación,  cuidado y  exhibición de estas.
La tercera ruta y la más accesible es por el camino que va al municipio de Motozintla, por la comunidad Chapingo, pasando por los ejidos Morelos y Santa Rita Coronado, faltando aproximadamente 20 Kms de camino por asfaltar hasta llegar a la piedra. De ahí que es conveniente trasladarse por vehículo de doble tracción hidráulica. Tiempo aproximado una hora y media.
El trayecto ofrece paisajes de vegetación abundante, clima agradable entre  25 grados en época de seca y 15 y 20 grados en invierno y época de lluvia. Además de la espectacular vista de la piedra, desde lo alto  de esta se aprecia el horizonte de la franja costera del Soconusco, por la tarde noche el ocaso del sol y por las noches la vista nítida del firmamento. No existen servicios de hospedaje ni de alimentación.
Los meses recomendables para visitar este monumento natural, es en noviembre, diciembre, enero, febrero, marzo y abril. No es recomendable por las condiciones del camino hacerlo en los meses de lluvia.
Existe el servicio de transporte en camionetas de pasaje y carga, el costo es de 35 pesos y realizan 3 viajes de ida y vuelta durante el día.

¡Visite Huixtla!  ¡Visite la piedra de Huixtla..

 

 


El cine monumental, el pasado presente

Huixtla, Chiapas a 18 de febrero.- Para quienes aún no habían nacido, es oportuno señalar que el cine monumental se construyó bajo el auspicio de don Clemente Carreras, un empresario que también logró establecer una farmacia en donde hoy se ubica el conocido banco Banorte.

Cuentas los ancianos que parte del techo de ese cine, de lámina, fue construido por un conocido carpintero conocido como Chico “Pelón”, un excelente personaje que era un experto en manejar la garlopa y el serrucho. En ese tiempo, precisamente el ruido que generaba la lluvia muchas veces molestaba a las personas que acudían al cine.

A las afueras del cine Monumental o en los pasillos, como siempre, se establecieron los vendedores de frituras, entre ellos Doña Juanita quien vendía curtidos de nance y jocote; Marino que empezó a comercializar cacahuate; una de esas vendedoras aún se establece en el parque central, ella vendía palomitas, pepino con chile, pan de palo, entre otras cosas.

Pero el cine Monumental no sólo servía para que los huixtlecos se divirtieran con las películas de moda. También fue un teatro en donde llegaban las famosas caravanas Corona, o bien las pequeñas obras musicales o de teatro cómico.

Ejemplo de ello fue la obra cómica denominada El Chinito quiere un hijo, en donde actuaban desde luego el famoso actor cómico Chino Herrera; llegó a Huixtla también doña Fela Fábregas, una de las pioneras del teatro en México, madre de Manolo Fábregas. Estuvieron en ese espacio el gran Pedro Infante, el Chicote, y otros artistas más, quienes tuvieron que utilizar el tren para poder llegar a esta tierra.

Cuentan que un día cuando el cine no pudo recibir a la caravana de cantantes, la empresaria, la señora Vallejo quien tenía a su vez el famoso Teatro Blanquita en México, colocó frente a lo que hoy es la paletería Irma un estrado y ahí cantaron los artistas, en ese entonces la chiapaneca Amparo Montes comenzaba a darse a conocer.

Cabe agregar que enfrente del cine se ubicaban un billar, el hotel Central y también a la vuelta de la avenida central una cantina, en donde cada domingo se tenía un lleno, después de ir al cine.

Con el tiempo, se forma un sindicato, el cual en una de sus exigencias sindicales pidió prestaciones económicas que el dueño don Clemente Carrera no pudo solventar, para ese tiempo ya había iniciado funciones el Cine Huixtla. El personal se fue a huelga y el cine cerró definitivamente sus puertas hasta hoy en día.

 

Posteriormente cuando don Jaime Fernández compra el edificio, por insistencia de su esposa doa Guadalupe Quiñonez de Fernández, quisieron utilizar ese espacio como teatro, incluso se cambió parte de las sillas, que en un tiempo también fueron un problema porque se destapó ahí una gran plaga de pulgas y chinches. Empero, los asuntos políticos de don Jaime y luego su enfermedad impidieron que esto se llevara a cabo. Hoy el cine  sirve como bodega, en espera que alguien rescate este edificio público que puede ser de gran valía.        


El sabor del tiempo, II Feria del Cacao en Ciudad de México

En la soledad yo canto

A aquel que es mi dios.

En el lugar de la luz y el calor,

En el lugar del mundo

El florido cacao está espumoso,

Y la bebida que con flores embriaga.

Tlatelcatzin

 

Por Margarita Moreno Soto

 

Ciudad de México. 12 de noviembre.- Sabores, colores, tamaños, ingenio, todo se mezcla con las antiguas escalinatas del templo mayor, pero ahora no se reúnen para el sacrificio o dar gracias a su dios. La cita de hoy tiene como centro el cacao, parte de la historia de nuestro México.

Con la colaboración especial de la Universidad Autónoma de México, las autoridades del gobierno de la Ciudad de México, además de otras instituciones, el pasado 7 y 8 de noviembre tuvo lugar la Segunda Feria del Chocolate y Café, en donde diversos chocolateros se dieron y mostraron sus habilidades para combinar el chocolate.

Los tamaños varían; los colores, también, los sabores de la manzana se mezcla con el cardamomo, la cajeta, el coco y el café. Las habilidades para variar el sabor no tiene límites, más que el que impone el propio cacao. Algunos granos son fermentados, otros no; algunos granos son de primera calidad, otros no. Pero de todo ello, lo cierto es que a través de los años el chocolate sigue siendo el deleite de muchos.

La afluencia a esta pequeña feria fue exitosa, quizás faltaron muchos temas para tratar, quizás no acudieron todos los que debieran estar ahí, principalmente los cultivadores para mostrar al mundo (porque acudieron turistas de muchas partes) que el cultivo del cacao se pierde día con día, quizás faltó puntualizar en algunos temas que son graves para la misma industria chocolatera y de la confitería. Tal vez no se tomó el valor del cacao en la industria de los cosméticos y poco se prestó atención a los antioxidantes que contiene este producto que lo cataloga como una de las bebidas que ayudan a mejorar la salud, sobre todo en las cuestiones del cerebro.

Lo importante es que se tuvo presencia, justo en donde los antiguos traían desde Tabasco, Chiapas y otros estados ese grano amargo que “los indios bebían con agua” y que después en tiempos de Luis XIV llegó a ser el manjar de la aristocracia europea. Pero ahí estuvo el chocolate, en un domingo muy frío que se antojaba desde luego una taza de la espumosa y aromática bebida.

Lo que se haga después con el ingenio de los especialistas en la confitería, esa, esa es otra historia. El chocolate, en helado, galletas, paletas, bombones rellenos, café con chocolate, cardomomo, cajeta, coco, amaranto, todo se vale, lo que no es permitido es que en esta feria no se haya promovido que hoy en día todavía se consume chocolate de manera artesanal tan apreciado en Europa. Es parte de nuestra historia que no se debe olvidar.

 

“Que hacen del maíz y cacao

molido una bebida a manera

de espuma muy sabrosa con

que celebran sus fiestas

y que sacan del cacao una grasa

que parece mantequilla y que

de esto y del maíz hacen otra

bebida sabrosa y estimada…”.

Fray Diego de Landa.

 


LA FIESTA DE SAN FRANCISCO DE ASIS

LA TRADICIONAL PEREGRINACION DE LA COLONIA ISMTEÑA  



Tiran árboles sin permiso de Semarnat y Ayuntamiento


*Constructora  viola la ley de Construcción

Por Margarita Moreno Soto


Huixtla, Chiapas a 28 de  julio.- Esta semana se recibió el reporte de los vecinos del barrio San José acerca de un derribe de árboles que se estaba dando a un costado de los Almacenes Nacionales de Depósito (ANDSA).

Este medio acudió al lugar de los hechos y pudo comprobar que en efecto, se había “chapeado” la zona derribando árboles y que también se está en espera de otro derribe de árboles pues una constructora adquirió el predio y va a construir casas, según se informó por personas que omitieron su nombre, quienes afirmaron que a ellos se le acercó personal de una empresa de nombre Futura, quien presuntamente son los nuevos dueños del predio pero que nunca mostraron documento alguno, sólo expresaron que venían de parte de la presidencia municipal.

Para corroborar el dato se acudió ante el secretario de Infraestructura de la presidencia municipal de Huixtla de donde depende la dirección de Obras Públicas y se le preguntó qué constructora era la propietaria del predio y si en efecto había solicitado su permiso de construcción y el permiso ante la Semarnat para el derribo de los árboles, a lo que el funcionario confirmó plenamente que “no existe en esa dependencia ningún permiso para construir viviendas, ni tampoco se conoce de constructora alguna que haya solicitado un permiso de cambio de uso de suelo para proceder a la edificación de viviendas”.

_Se le cuestionó cómo en cambio se había derribado los árboles y en quién había otorgado el permiso por parte del municipio pues ese permiso se logra en la Semarnat ya que de no obtener la licencia se viola la Ley de Ecología.

A lo que volvió a responder que a ellos no se les notificó de ninguna construcción. 

Esto en base a que se tiene como norma federal que quien derribe árboles para este tipo de obras tendrá que reponer esa vegetación dentro del mismo predio para no atentar contra la ecología. Sin embargo ningún se confirmó por el funcionario municipal que ellos desconocen qué empresa está realizando esa edificación.     

Se quiso dialogar con el alcalde y con el síndico pero en ese momento no se encontraban en su oficina, por lo que queda pendiente conocer su punto de vista sobre el caso. Sin embargo es justo mencionar que ahí se localiza una bodega que está sirviendo para apoyo de la misma presidencia y es el municipio quien esté en posesión del predio. Algunos regidores entrevistados sobre el tema desconocen si alguna empresa haya comprado ese terreno y a quién se le compró como también que no se tiene solicitud de permiso para construir viviendas en esa zona. Mientras tanto el daño a la naturaleza está hecho y se continuará pues se tiene en puerta derribar otros árboles más. Este caso se seguirá investigando pues resulta muy extraña la forma en que se está manejando este asunto.


Llega sanFrancisco y se presenta a san Mateo


Tuzantán y Huixtla intercambian cruces y banderas, pero antes con copal purifican 

El encuentro y se invita a pasar a la parroquia


Temblor en Huixtla de 6.6 a las 6:23 a.m.



Datos sobre la llegada del tren a Huixtla

La tendida de las vías de ferrocarril a Huixtla según datos recopilados llegó en el año 1902, después se construyó en donde hoy se encuentra la estación una pequeña cabaña hecha con palma y tablas. Ahí se tenía la oficina provisional. Fue tiempo después que se inició el servicio de pasajeros.  



CUENTA LA HISTORIA DE HUIXTLA

 

Allá por el año de 1940, cuando era presidente el general Manuel Avila Camacho, Huixtla contaba con un mercadito que se ubicaba en la Avenida Juárez Norte entre Madero y Zaragoza. En ese mismo lugar existía un depósito de cal propiedad del señor Porfirio Torres, sin faltar la tienda del chino “Chié” que vendía cacahuate.

La población terminaba en la esquina de Morelos y Rayón, hoy cenaduría doña Chenta. Hacia el norte estaban terrenos y potreros con árboles de mango, ahora ahí existen la escuela Huixtla, la fábrica de Hielo, el comercio de la Corona, el Seguro Social y otros negocios. En ese tiempo ya se contaba con el panteón municipal (casa de todos y de nadie).

La avenida Central, antes Hidalgo, conectaba con el muro de concreto que se construyó como defensa de las aguas del río Huixtla y que posteriormente se le denominó así a ese barrio: El Muro.

En la parte poniente estaba la construcción del puente del ferrocarril con su bomba de agua. Los trenes que llegaban a Huixtla eran el Pollero, Mixto, que circulaba de Mapastepec a Suchiate. Además del tren de pasajeros de primera. Se dice que el edificio de Ferrocarriles Nacionales de México fue construido allá por el año de 1935, otros lo citan en el año 1938. Los últimos funcionarios que se recuerdan de esa oficina eran los señores Ignacio Escobedo y Leopoldo Benítes, director de la empresa y funcionario del departamento de Express. DATOS APORTADOS POR EL SEÑOR FERNANDO CONDE.  

 

 


Algo sobre Huixtla

Un poco de historia

Por Margarita Moreno Soto

Aunque la fecha exacta de la fundación de Huixtla no se tiene debido a los diferentes datos históricos que se manejan, viene a la mente la recopilación de Manuel B. Trens, quien en su libro Historia de Chiapas, relata algunos datos que llevan a ubicar la existencia de este municipio.

El Soconusco fue visitado por Pedro de Alvarado, cuenta la historia. Se menciona que en esta región se asentaron grupos nómadas de la cultura olmeca, maya, mame, entre otros, provenientes tanto del centro del país como de Centroamérica. De hecho uno de los primeros censos que se tiene historia y donde aparecen varios nombres de municipios que existen actualmente proviene de la iglesia Católica quien por orden del Rey de España realizó varios censos de población.

Por un tiempo el Soconusco perteneció al gobierno de Chiapas y en otros momentos a Guatemala. Hubo noticias del poblado de Huixtla en 1671, pero es en el año de 1778 cuando el monarca Carlos III quizo saber cuánta gente había en la Nueva América, de ahí que el censo arrojó, la existencia de Escuintla, Acacoyagua, Acapetahua, San Felipe, Pueblo Nuevo Tapchula, Pueblo Nuevo, Mazatán, Huehuetán, que incluso es más antigua su población junto con Tuzantán; Cacahoatán y Huixtla que en ese entonces era poblada por 27 hombres y 14 mujeres, no menciona si eran blancos o mestizos.

El 11 de septiembre de 1824 se emite un nuevo censo por la Junta Suprema Provisional y ya para ese entonces se tiene una población de mil personas, sin delimitar su origen. Huixtla, Pueblo Nueco y Tizapa aparecen con mil habitantes, no se menciona el número que corresponde a cada poblado, pero al igual que Huehuetán eran poblados de paso, edificados a la orilla de ríos y que servían más al carácter de comercialización de todo lo que bajaba de la Sierra Madre, como hoy en día, sólo que eso se hacía de una forma totalmente diferente por lo intricado de la selva.

De ese tiempo para acá sucedieron muchos hechos históricos, como el que el Soconusco vuelve a ser gobernado por Guatemala, pasa a Chiapas, regresa a Guatemala y nuevamente por decisión propia se anexa a Chiapas, México. Cuando se estuvo bajo el dominio de Guatemala  era Tuzantán el poblado donde descansaba el poder del gobierno.

Muchos años han pasado, una recopilación exacta de lo que sucedió de 1671 cuando se menciona el nombre de Huixtla por los frayles no se tiene en un solo libro, se requiere de investigar en los escritos de esa época que escribieron preferentemente los sacerdotes. Si se tomara hipotéticamente el año 1671 como fecha del establecimiento del poblado de Huixtla, se puede decir que este municipio cumplió ya 333 años de existencia.

Algunos datos recientes

Gracias a la colaboración de don Fernando Conde se anota la fecha en que se dio inicio a la introducción del drenaje en Huixtla que fue en 1941, esto fue más para desalojar las aguas negras del hospital civil que estuvo a cargo del doctor Figueroa.

Los tubos fueron de 8 pulgadas, se trazó sobre lo que hoy es la avenida González Ortega hasta la esquina con Zarco, de Zarco partió a la avenida Central hasta llegar a la calle Mina Oriente. Siguió el trazo por la avenida Rayón hasta el lugar donde se encontraba el emisor en Rayón con Ferrocarril. Se construyeron en ese tiempo 50 pozos de visita y se instalaron 150 conexiones a casa habitación. Cada usuario pagaba por el drenaje en ese tiempo 3 pesos.

 

En tanto el agua potable para llevar agua al hospital fue apoyada por el gobierno federal. Se construyó una cortina de concreto de 4x3 en San Vicente de un manantial que ahí existía. Los tubos iniciaban de la poza de los japones y atravesaba  varios predios, hasta llegar al hospital, donde se construyeron pozos con capacidad de 10 mil litros, uno de ellos actualmente está de pie.                         



El "Encuentro", San Miguel visita a Francisco

El “encuentro”, tradiciones católicas de Huixtla

 

Por Margarita Moreno Soto

 

Al sonar el primer cohete, antes de las seis de la mañana es la señal para que los feligreses se preparen para el encuentro.

Uno a uno van saliendo de distintos puntos, primero entran a cantarle las “Mañanitas” al santo patrono San Francisco de Asís, primero se admira el arco tejido de palma que esta vez no fue hecho con la magnificencia de antaño. A la salida el olor a café recién echo y los tamales despiertan el apetito.

La música se escucha, primero sonido que retumba es el de los tambores, leve se escucha la flauta de carrizo. “¡Ya vienen¡”, grita un chiquillo que ahora sí madrugó para ver el encuentro. A las afueras de la iglesia de San Francisco de Asís los feligreses se colocan haciendo una valla, la que después a la llegada de los invitados principales del acto se rompe como siempre.

Por un lado de la iglesia sale en su nicho San Miguel, al frente van dos personas portando una cruz y una bandera blanca. El contingente se coloca a un extremo de la calle, en espera del cumpleañero. San Francisco hace su aparición, también lo llevan en un nicho especial, el copal fluye enfrente de ambos santos. Enseguida el integrante del Cofrado toma en un manto blanco los obsequios para el visitante: un rosario de flor de cempasíchil y un rosario hecho con granos de cacao. Se le entrega al visitante, éste a su vez lleva una bola de maza de pozol para otorgarlo como regalo a San Francisco. Los rosarios que trae San Miguel se le dan a San Francisco tambié como ofrenda. Enseguida, otro integrante del Cofrado semi hincado lleva la cruz larga para entrelazarla con el del visitante.  Viene el primer aplauso de la gente; se hace el intercambio de estas cruces; sucede lo mismo con las banderas, una blanca y una roja.

Llega el momento importante, ambos grupos acercan a los dos santos paso a paso, al ritmo de los tambores y con el sonido de la flauta, el copal inunda la atmósfera, los santos están frente a frente, los acercan ambos y se las cabezas se unen: es el encuentro, el saludo de ambos municipios, de dos hermandades que por más de 90 años viven con la misma tradición. “¡Viva San Francisco, Viva San Miguel¡”, son los gritos de júbilo… Los niños se acercan para tocar a los dos, lo mismo hacen los ancianos. Las fotos en los celulares no se hacen esperar y menos los vídeos. La tecnología ayuda a llevar estas imágenes más allá de la iglesia-.

Después del encuentro, ambos entran a la iglesia, saludan a quienes están dentro de ella y nuevamente salen todos hacia una de las casas preparadas para el hospedaje de ambos santos. Ahí al sonar del tambor, con los sonidos de la flauta esperan pasar el 4 de octubre, fecha exacta de la celebración de San Francisco. El copal se aleja, los feligreses hacen lo mismo, otra vez a esperar el próximo “encuentro” y a seguir la tradición.